Skip to content

Diez archipiélagos para sostener el ritmo de crecimiento actual

18 octubre, 2010
SANTA CRUZ DE TENERIFE. – ACN

Las Islas necesitarían un territorio cuyo tamaño sea diez veces superior al actual si se desea mantener el ritmo actual de crecimiento. Ese es el territorio que hace falta para producir los recursos necesarios y gestionar los residuos que salgan del consumo. La cifra se ha duplicado en las últimas dos décadas, ya que en los años 90 eran cinco los archipiélagos necesarios para cubrir las necesidades de la población de las Islas.

 

Esta es una de las conclusiones de la segunda jornada del Foro Parlamento y Sociedad, que reunió en la cámara autonómica a cuatro expertos en la materia. El debate celebrado este jueves analizaba el “presente y futuro del binomio territorio – población”.
El presidente de la Asociación Canaria de Derecho Urbanístico, Juan José Santana, explicó que “habría que multiplicar las islas por diez para soportar este ritmo de crecimiento”. De esta manera, el Archipiélago deja corto el dato que se acaba de conocer sobre que la población española necesitaría a día de hoy tres españas para satisfacer la demanda de recursos.
En una línea similar se explicó el decano del Colegio de Arquitectos de Canarias, Víctor Hernández, que recordó durante su intervención los límites del territorio insular y calificó como “escalofriantes” los niveles de densidad actuales. “Somos siete islas limitadas por el mar, lo que impide plantear una estrategia de territorio continuo”, recordó.
Como propuesta para la mejora de la situación actual, el decano de los arquitectos avanzó que, “para que una comunidad se desarrolle adecuadamente, se debe incorporar la diversidad en su planeamiento”. En ese sentido también se expresó el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid, Luciano Parejo, quien explicó que “la base de toda política territorial tiene que ser una concepción del uso adecuado de los recursos territoriales básicos: suelo, agua, energía y residuos”.
Normativa
La normativa urbanística fue otro de los asuntos criticados por los participantes en este debate. Así, Víctor Hernández incidió en que “Canarias ha pasado de apenas tener normativas al final de la dictadura a sufrir una inflación normativa”.
No obstante, para Parejo, las actuales leyes urbanísticas de las Islas no son el problema, sino que la desventaja está en que el actual sistema “es vicario del sistema jurídico que se montó en España en 1956”. Así, “las instituciones y las técnicas de las que se sirven son las mismas de entonces”.
El último de los participantes en el debate fue el adjunto a la dirección de Gestur Tenerife, Miguel Becerra, a quien le parece “muy buena” la actual normativa urbanística. El que fuera portavoz del Gobierno de Canarias en la etapa de Adán Martín considera que “Canarias necesita una regulación territorial específica por encima de todo territorio”.
Respecto a la normativa, una de las mayores críticas llegó por parte de Juan José Santana, que habló de que las Directrices de Ordenación de Canarias provocaron un efecto perverso sobre el territorio. Aunque es una idea que se ha expresado en muchos foros, el presidente de la Asociación Canaria de Derecho Urbanístico insistió en que muchos se lanzaron a construir cuando vieron la posibilidad de perder edificabilidad por las Directrices, que pretendían ralentizar el crecimiento.
Por su parte, Miguel Becerra replicó que “hay una serie de cuestiones que no se tomaban en cuenta en la Ley de Directrices”, lo cual pudo provocar su problema. En Canarias, explicó el adjunto a la dirección de Gestur Tenerife, “carecemos de algo fundamental: una cultura y un sistema ágil de resolver los conflictos”. Además, desechó la idea y la norma impuesta de hacer planes generales para todos los municipios. Como ejemplo recordó que Barcelona “sigue teniendo en vigor el mismo del año 1976”.

La opinión de Juan García Lujan (Canariasahora.com):



Necesitamos diez Canarias para sostener el ritmo de crecimiento actual. Lo dijeron ayer varios expertos en urbanismo y economistas que participaron en el Foro Parlamento y Sociedad. En 1990 la proyección que se había hecho decía que hacían falta 5 archipiélagos, ahora nos cuentan que harán falta 70 islas del tamaño de las 7 actuales para soportar la carga de población y el abuso  que hacemos del suelo, el agua, la energía y los residuos. Proyectando el crecimiento de la Península Ibérica se dice que en el futuro harían falta 3 penínsulas ibéricas. Como se ve, en esto del desarrollismo somos un modelo mundial.
No sé cuántos diputados asistieron ayer a la celebración de este foro. Sabemos que no fueron ni el presidente del gobierno ni el vicepresidente. Paulino Rivero estaba en Washington y José Manuel Soria estaba en Madeira. Ayer fuimos felices, estas islas funcionaron sin problemas con Rivero y con Soria lejos de aquí. Hacen falta diez archipiélagos, pero nos sobran Paulino y Soria.
El mensaje de los expertos es claro, seguimos manteniendo un modelo desarrollista que destroza nuestro territorio y acaba con las energías. Y el mensaje se dio en el mismo parlamento que ha tirado a la basura todas las iniciativas legislativas populares que querían poner freno al disparate desarrollista: Iniciativa de crecimiento cero de Ben Magec, iniciativa para salvar Granadilla, propuestas para salvar el catálogo de especies de Canarias. Resulta curioso que hayan convocado este foro los mismos que están cargándose el territorio, apostando por el crecimiento sin límites, defendiendo el cemento frente al talento, defendiendo que nos visiten un millón de turistas más cada año.
El mismo Parlamento canario que da prioridad a leyes que destruyen las especies protegidas, que monta comisiones de investigación sobre corruptelas eólicas que acaban protegiendo a los responsables políticos de las golfadas, un parlamento que convoca comisiones especialessobre niños desaparecidos y trae a policías de la CIA, pero cierra las puertas a movimientos sociales que condenan el desarrollismo, un parlamento que creó una comisión para investigar los apagones en los núcleos más poblados durante un temporal de viento y dejó que se fuera de rositas la eléctrica Unelco que ejerce  su monopolio en las islas recaudando importantes beneficios sin hacer inversiones para evitar esos apagones…
Desde Washington el presidente Paulino Rivero pedía ayer a Zapatero que su gobierno y el PSOE respalden las competencias canarias sobre las aguas que están entre las islas, que ahora mismo son internacionales. Pero no lo hacía para poder controlar posibles vertidos o desastres naturales, no lo hacía como una reivindicación soberanista propia de un presidente que se define nacionalista, lo hacía porque, según día, “el archipiélago tiene derecho a los recursos naturales que hay en esas aguas”. ¿Está hablando del petróleo sin decirle, de la pesca que perdimos con la entrega del Sáhara, de cobrar comisiones a la flota japonesa que esquilma África? Defiendo que el mar canario pueda ser controlado desde las islas, pero si lo que plantea es tratar el mar como hemos tratado el territorio, mal camino llevamos, vamos a necesitar diez archipiélagos y diez océanos para poder hacer frente a tanta codicia.
JUAN GARCÍA LUJÁN
Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: