Skip to content

EL CONSUMO DE TRANSGÉNICOS CAUSA INFERTILIDAD

31 mayo, 2010

Bayas de soja modificada genéticamente "propiedad" de MonsantoInvestigadores rusos han encontrado que hámsteres alimentados con soja transgénica no han podido reproducirse después de tres generaciones alimentados con soja. El experimento (que será publicado en julio) fue realizado durante dos años por investigadores del Instituto de Ecología y de la Evolución de la Academia de Ciencias de Moscú, y la Asociación Nacional Rusa para la seguridad de los genes. Los investigadores trabajaron con cuatro grupos de hámsteres: uno alimentado sin soja, otro con soja no transgénica, un tercero con soja transgénica y un cuarto con cantidades mayores de soja transgénica.

Luego de alimentar a los hámsteres durante dos años, al llegar a la tercera generación se constataron resultados devastadores en aquellos alimentados con soja transgénica y en particular en aquellos con dietas más altas de la misma. Al llegar a la tercera generación, la mayoría de los hámsteres alimentados con soja transgénica habían perdido la capacidad de tener descendencia; también se constató un crecimiento más lento y una alta tasa de mortalidad entre las crías.

En otro estudio realizado en Rusia y publicado a principios de este año, los investigadores concluyeron que los animales tuvieron un crecimiento retardado, alta mortalidad entre las crías, e incluso crecimiento del pelo dentro de la boca de los hámsteres. Aunque otros estudios han demostrado alta mortalidad en animales de laboratorio alimentados con soja transgénica, uno de los investigadores (el biólogo ruso Alexey V. Surov) comentó que se necesita más investigación, ya que la infertilidad y la anormalidad del pelo pueden no ser causadas solamente por la soja transgénica o por organismos genéticamente modificados, sino que tal vez podría ser el resultado de una combinación de contaminantes en la alimentación, tal como el Round Up que se encuentra en concentraciones muy altas en la soja y maíz transgénico de Monsanto.

Las palabras del investigador Surov son ilustrativas: “No tenemos derecho a usar organismos genéticamente modificados hasta no comprender sus posibles efectos adversos, no solo hacia nosotros sino también para las futuras generaciones. Para clarificar esto es imperiosa la necesidad de llevar a cabo estudios completos y detallados sobre el tema. Cualquier tipo de contaminación debe ser sometida a estudio antes de pasar al consumo y los organismos genéticamente modificados solo son una de ellas”.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: